Feeds RSS
Feeds RSS

Thursday, May 26, 2011

MESITA Y SILLAS DE CORINNE

Cuando era pequeña tuvo muchos juguetes y complementos, como muchas niñas de mi edad. A mi, a lo que más me gustaba jugar era a montar escenarios y casitas, y en el caso de Nancy, Lissi, Barriguitas o Jesmarín, y más tarde Nenuco, esto era posible gracias a todos los complementos que traían consigo. Bueno, consigo no, que había que comprarlos aparte. El caso es que de mis juguetes favoritos, estaban el armario de Lissi (con una cama demasiado pequeña para ella), con sus puerteciras azules y sus estanterías con falsos libros, lámparas pegadas al plástico y cuadros de imitación, y también tenía una mesa blanca y roja con sus cuatro sillas rojas a juego. No ponía Lissi por ninguna parte. Era redonda, para cuatro, pero se abria en el medio (como una mesa camilla de alargadera) y con dos piezas que encajaban, se convertía en una mesa alargada, ideal para cuando llegan invitados. La falta de silla se solucionaba con dos sillas de madera y estuco sevillanas.
Me apenó tras algunos años fuera de casa, comprobar que la mayoría de mis juguetes habían desaparecido. Al menos me queda la cosa de saber que no fueron a parar a un vertedero a ser quemadas o reducidas a trocitos aplastado de plástico, al menos no de inmediato, y que fueron a parar a manos de otros niños. Pero me habría gustado conservarlos por aquello que en esa época decía de "por si tengo hijas".
Las hijas no llegaron, no llegarán ni los recuerdos se irán, los de los buenos tiempos jugando con aquella mesita, o el armario, o los sofás que con cartones y telas inventábamos. Pero la viida da mucha muchas vuelta y he podido recuperar parte de ese juguete tan preciado.
Hace poco lo ví en un portal de subastas: no era la misma-misma mesa, porque no es la original de Lissi, sino que pertenece a su "prima" italiana, Corinne. Pero el precio de ganga no me hizo dudarlo un segundo. Habemus mesa.



Corinne discute acaloradamente su agenda como Azafata de Ryanair (a quién le habrán copiado el uniforme!!), mientras espera que la cafetera termine de bullir en la cocina.


Mi Lissi original de la infancia farfulla algo sobre los ca****** de sus jefes y lo fresco que está aún el tiempo para ser finales de Mayo...


Y la Lissi rubia comenta que a ella también le afecta la Obamanía y que va a irse de compras a por un disfraz de mosquetera o algo porque está aburrida.


Y esta silla vacía, seguro que pronto encuentra posaderas que la cubra...

6 caramelos:

Mandarina said...

muy setentera, yo tengo la habitación de Corinne, de azul marino, plástico cutre pero era lo que había entonces jejeje

tienes gustos muy similares a mi

yo también tengo 3 corinnes jeje son más baratas que comprar las Lissi españolas...y además mas guapas verdad? jejeje

Rossetti said...

Jajajajajajjaja, me ha encantado esa conversación entre tus Lissis-Corinne, deberías cotillearnos más, que arte!! Entiendo la ilusión que te habrá hecho encontrar ese mobiliario de tu infancia, es una mezcla de alegría y nostalgia muy especial... enhorabuena, y que encuentres pronto otra Lissi o Corinne que rellene la silla vacía!!!

Rossetti said...

Jajajajajajjaja, me ha encantado esa conversación entre tus Lissis-Corinne, deberías cotillearnos más, que arte!! Entiendo la ilusión que te habrá hecho encontrar ese mobiliario de tu infancia, es una mezcla de alegría y nostalgia muy especial... enhorabuena, y que encuentres pronto otra Lissi o Corinne que rellene la silla vacía!!!

Lucía said...

Me encanta la mesa y la tertulia que has montado.
Yo no tengo ninguna Corinne. Espero que la silla no esté mucho tiempo vacía.

Itzi said...

¡¡¡ Que chuladaaa !!! Me ha llamado la atención que las sillas son idénticas a las de Lissi y la mesa, el diseño también, solo que en las de Lissi, pone Lissi...se vé que estas muñecas son un poco desconfiadas... y marcan todo hasta los muebles, jeje.
Claaaaro.... se ve que no fueron a catequesis en los 70;s estas muñes, ¡¡Como para quitarles la ropa!!
me han encantado las fotos.

Anonymous said...

Es preciosa...esta me la traes la próxima vez k vengas por BCN...


Núria.